3ª CIRCULAR SOBRE EL BOE DEL 18 DE FEBRERO DE 2011

Equipo de Marketing
Equipo de Marketing By Demes Group1 DE JULIO DE 2011



Desde By Demes queremos hacerle las cosas más fáciles; es por esto que realizamos estas circulares para que puedan ser despejadas la mayor cantidad de dudas con respecto a la nueva normativa sobre el funcionamiento de los sistemas de alarma en el ámbito de la seguridad privada.

En este caso, la circular va orientada a las CENTRALES RECEPTORAS DE ALARMAS E INSTALADORES, exponiendo las sanciones a las que están expuestas según la Orden INT/316/2011 y la ley 23/1992 y sus decretos, por lo que según el reglamento, las sanciones pueden ir desde los 600 € a los 600.000 € e incluso el cierre de la actividad, dependiendo del nivel de la falta que puede ir de leve a muy grave.

La mayoría de las Centrales Receptoras de Alarmas ya se han reunido con sus empresas instaladoras colaboradoras que conectan con ellas, para informarles que a partir del 18 de agosto de 2011, NO ACEPTARÁN conexiones procedentes de instalaciones que no aporten los correspondientes certificados de laboratorio correspondientes al grado de seguridad del sitio a proteger (Grado 2, 3 ó 4) ya que no están dispuestas a ser sancionadas por incumplimiento de la norma en cuanto a verificación de alarmas. Aunque también cabe destacar que la responsabilidad y las sanciones recaen sobre el instalador del sistema, ya que si ocurriese alguna incidencia con la instalación, son los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad que le requerirán a la empresa instaladora, el libro de instalación, en donde consten los certificados de homologación por laboratorio europeo (no son válidos los certificados realizados por los fabricantes o autocertificados) de los equipos colocados en dicha instalación, sean de grado 2, 3 ó 4, incluyendo sistemas de videoverificación.

En el Capítulo III, Comunicación de Alarmas, dentro del artículo 14º “Denuncias de Alarmas” podemos resumir los siguientes puntos:

• En el apartado 2º del artículo 50 del Reglamento de Seguridad Privada, se considera FALSA toda alarma no confirmada en los términos establecidos en la orden INT/316/2011 (que entra en vigor el 18 de agosto de 2011), que no esté determinada por hechos susceptibles de producir la intervención policial.

• La transmisión de una alarma no confirmada, que resulte falsa, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad podrá ser objeto de denuncia para la imposición de la correspondiente sanción.

• La repetición de la comunicación de una alarma no confirmada, que resulte falsa, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en el plazo de sesenta días, procedente de una misma conexión, dará lugar a su denuncia para la imposición de la correspondiente sanción.

• La comunicación, a los servicios policiales competentes, en un plazo de sesenta días, de 3 ó más alarmas confirmadas, procedentes de una misma conexión, que resulten falsas, dará lugar al inicio del procedimiento de desconexión y, en su caso, a la correspondiente denuncia para sanción.

• La no comunicación de una alarma real, o el retraso injustificado en su transmisión una vez confirm